Se considera víctima:

1- El ofendido por el delito.

2- En los delitos cuya consecuencia fuere la muerte del ofendido y en los casos en que éste no puede ejercer los derechos que este Código se le otorgan, se considerará víctima:

a) al cónyuge y a los hijos;
b) a los ascendientes;
c) al conviviente;
d) a los hermanos;
e) al adoptado o adoptante;

Para los efectos de poner en movimiento la actividad estatal destinada a castigar los culpables del delito, la enumeración precedente constituye un orden de prelación.

Derechos de las Victimas.

a) Solicitar medidas de Protección.
b) Presentar querella.
c) Demandar perjuicios civiles.
d) Ser oída por el fiscal antes de que resolviere la suspensión del procedimiento o terminación anticipada.
e) Ser oída por el tribunal antes de que éste se pronuncie acerca del término de la causa.

Protección de la víctima

El ministerio público estará obligado a velar por la protección de la víctima del delito en todas las etapas del procedimiento penal. Por su parte, el tribunal garantizará conforme a la ley la vigencia de sus derechos durante el procedimiento.

El fiscal deberá promover durante el curso del procedimiento acuerdos patrimoniales, medidas cautelares u otros mecanismos que faciliten la reparación del daño causado a la víctima. Este deber no importará el ejercicio de las acciones civiles que pudieren corresponderle a la víctima.

Asimismo, la policía y los demás organismos auxiliares deberán otorgarle un trato acorde con su condición de víctima, procurando facilitar al máximo su participación en los trámites en que debiere intervenir.

Pin It en Pinterest

Compartir esto
A %d blogueros les gusta esto: